Creado a fines de 2017, cuenta con instalaciones de última generación con capacidad de producir 50.000 plantas anuales. Enfocado en bosques de Magallanes, tiene prioridad en Lenga y en forma secundaria en Ñirre.

Es parte de un ambicioso proyecto para restaurar 1.500 ha de Lenga en los próximos 15 años, y lograr ser un referente mundial en estas dos especies.

En curso hay un trabajo de tesis para evaluar el estado del bosque en diferentes rodales que fueron explotados o quemados, y cual sería el costo de recuperar sus servicios ecológicos.

Convenio con CONAf permitió plantar 4.000 lengas la temporada pasada. Esta temporada se plantarán 50.000 para realizar enriquecimiento de 18 hectáreas de bosque degradado.