ÁREAS SILVESTRES









Chile tiene un enorme “capital ecológico” que se debería considerar como uno de los pilares de su economía. Hoy como país tenemos mucha superficie bajo conservación, pero el mayor desafío está en la operación o habilitación de su infraestructura, que genere recursos para su mantención. Conservar no es aislar.

Invertimos en mejorar accesibilidad e infraestructura en áreas silvestres protegidas, poniendo valor en lo conservado, para lograr un sentimiento de pertenencia.

Todas las personas pueden acceder a esta maravilla de la naturaleza y enamorarse de su legado. A la vez, aumenta el valor de la propiedad privada, de esta manera todos los vecinos del lugar comparten la creación de riqueza.

Este es un modelo que se puede replicar, hay que profundizar en las políticas públicas para facilitar la intervención en parques, con la venia y revisión de los entes indicados para prevenir daños ecológicos. Esto depende del plan maestro y zonificación de los parques.

Hemos participado en la mantención y concesión del sector Cahuelmo del Parque Pumalín, y también hemos desarrollado senderos de clase mundial en el valle del Vodudahue.

Manejamos campos que colindan con el Parque Pumalin, como Vodudahue y Pillán. Estos campos destacan por un manejo sustentable ganadero y apicola, donde mejoramos las técnicas agroecologicas y regenerativas para poder aportar al desarrollo local, conciliando producción y conservación. Así mismo, estos campos se utilizan como escenario para nuestros cursos de educacion ambiental y son la puerta de entrada al maravilloso valle del Vodudahue, que esperamos poder conectar con el valle de Pillán.